Cabaret Parisién

Cabaret Parisién

Un verdadero emblema de la música y tradición en La Habana, una válida y muy elegida alternativa  de quienes salen a buscar diversión cuando el sol ya ha caído. Los lugareños y quienes han visitado la capital cubana señalan que el Parisién es en cierta medida menos popular que el mítico Tropicana, aunque presenta algunas ventajas respecto al “cabaré bajo las estrellas”. Por un lado, siendo tradicional y bajo techo es posible disfrutar de sus espectáculos incluso en los días de lluvia. Y además, se trata de un club nocturno más económico en relación a su par habanero.

Este cabaré está ubicado en el corazón del Vedado, más precisamente en el Hotel Nacional de La Habana. Aquel es un establecimiento histórico que ha hospedado a figuras célebres y variopintas como Robert de Niro, Ava Gardner, Oliver Stone, Paco Rabane, Roman Polanski, y Frank Sinatra, entre muchos otros. Sin embargo, es importante saber que se puede acceder al espectáculo del Parisién incluso sin estar hospedado en aquel complejo capitalino. En el cabaré se presenta cada noche un espectáculo con lo mejor de la música cubana, en un recorrido por diversos género y bailes tradicionales. Así, no falta el cha cha chá, la rumba, el son y la salsa.

Como es usual en estos shows, los acordes de la música se condimentan con sensuales movimientos de bailarinas ataviadas con vestuarios típicos y plumas. Y aquellos que se animen, pueden mover el cuerpo en la pista del Parisién. De hecho, el tradicional espectáculo del Cabaret Parisién comienza a las 10 de la noche (es ideal llegar un poco antes), y a la medianoche el salón se convierte en una disco en la que también suena música internacional. Por supuesto, en la receta de diversión no faltan propuestas de la gastronomía local, bebidas y coctelería.

Buena noticia, el Parisién tiene sus puertas abiertas todos los días de la semana. Y cuando termina la noche en el cabaré, qué mejor que salir a respirar el aire que circunda al hotel ubicado sobre una colina a pocos metros de las playas, próximo al Malecón y con vista a la fortaleza del Morro.