Bodas y lunas de miel

Bodas y lunas de miel

Celebrar una boda en un escenario tropical es el sueño de muchas parejas, y en Cuba este anhelo puede convertirse en realidad. En muchas playas de esta isla es posible organizar bodas, con la opción de colocar un altar sobre las finas y blancas arenas, y luego continuar la fiesta en salones cerrados, siempre rodeados de un paisaje idílico.

La cadena hotelera Meliá es especialista en este área, pues ofrece un sinnúmero de alternativas para las parejas en los distintos complejos que dispone a lo largo y ancho de Cuba. Una opción muy elegida en Varadero es el resort Barceló Solymar Arenas Blancas. Sin embargo, hay que decir que casarse en Cuba no es un asunto exclusivo de los paisajes playeros. Por caso, también es posible optar por celebrar una boda en el histórico Hotel Nacional de Cuba de La Habana. Estos y otros complejos ofrecen soluciones de diverso orden en la organización de la boda, incluyendo fotografía, catering, servicio de camareros, musicalización, coordinación general, y más.

Para casarse en Cuba es importante tener en cuenta una serie de ítems. Los ciudadanos extranjeros deben presentar en el Consulado de La Habana una serie de documentos, que varían dependiendo de si las personas son solteras, divorciadas, o viudas. Es importante tener presente que si alguno de los documentos presentados no está escrito en idioma español, será necesario presentar una traducción a la lengua oficial en Cuba para luego ser legalizado en el Consulado. Finalmente, es necesario presentar todos los documentos legalizados en la Consultoría Jurídica Internacional de Cuba, la cual dispone de sede en diversas provincias del país.

Cuba es además un destino muy elegido por parejas para su luna de miel. Si bien cualquier pareja de recién casados puede elegir a Cuba como destino para su viaje post-casamiento y recorrer la isla a su antojo, existen muchos paquetes que contemplan las particularidades de los enamorados. También en muchos hoteles es posible sumarse a las propuestas específicas para este público, siendo recomendados los establecimientos hoteleros que llevan la etiqueta “adults only”, o sea, sólo para mayores de 18 años. Por cierto no son pocos. Esto permitirá disfrutar de la luna de miel en espacios en los cuales reina el relax, ambientes pensados para su disfrute, y otras opciones especialmente diseñadas para las parejas.

Por otra parte y en términos generales, las playas vírgenes de Cuba, sus muchas propuestas para la diversión nocturna, la amplia variedad de opciones gastronómicas, incluyendo restaurantes y bares diseñados para el enamoramiento; dan forma a un paquete de encantos que esta isla caribeña tiene para ofrecer a quiens quieren casarse allí, o disfrutar de una luna de miel idílica que, gracias a la belleza cubana, parecerá salida de un cuento de hadas.