Baracoa

Baracoa

¿Dónde se encuentra?

En uno de los puntos más orientales de Cuba suelta amarras Baracoa, una de las ciudades más relevantes en la provincia de Guantánamo. Bañado por la Bahía de Miel, situada entre los ríos Miel y Macaguanigua, y a casi 1000 kilómetros de La Habana, éste es el destino turístico más importante en el Alto Oriente cubano. Baracoa se destaca por ser hogar de una amplia biodiversidad; de hecho, con sólo el 7 por ciento de la superficie de Cuba, esta zona es de la mayor diversidad de paisajes y vegetación en todas las islas del Caribe. Estos encantos naturales han derivado en un gran crecimiento de la industria del turismo en Baracoa, una región que históricamente tuvo como fuentes de ingreso a productos como el café, la caña de azúcar, el cacao y el coco.

¿Cómo llegar?

Los que desean llegar a Baracoa desde la ciudad de Guantánamo, capital de la provincia homónima, deben estar dispuestos a vivir una verdadera aventura. Ocurre que el acceso es por el Viaducto de la Farola, un camino tan montañoso como sinuoso, que además cuenta con once puentes voladizos. Los que llegan desde la región occidental lo hacen a través de las carreteras que atraviesa Holguín, Mayaría, Moa y Baracoa, con casi 200 kilómetros de asfalto y un trecho final de 60 kilómetros en un terraplén con ríos que cruzan ríos de la región.

A unos 4 kilómetros de la ciudad se encuentra el Aeropuerto Gustavo Rizo, en el cual operan sólo vuelos nacionales y que cuenta con una muy baja frecuencia de vuelos provenientes de La Habana y Santiago de Cuba.

Los atractivos de Baracoa

No hay dudas que los encantos de este destino son aquellos que regala la naturaleza. En rigor, el Fondo Mundial para la Naturaleza incluyó a esta región entre las de mayor diversidad en todo el mundo. El epicentro de estos encantos naturales es el río Toa, el cual es el más caudaloso de Cuba, además de sus 70 afluentes. Aquel río ostenta además un gran número de cascadas de cautivante belleza. Una de las más afamadas es El Saltadero, con una caída de 17 metros de altura. También se recomienda echar un vistazo a La Bella Durmiente, una formación rocosa que tiene la figura de una mujer joven recostada, y el Yunque, que se asemeja a la forma de aquella herramienta.

En la ciudad, cuyo origen se remonta a comienzos del siglo XVI y que está en estrecho vinculada a la conquista española, es posible visitar la catedral donde se conserva la Santa Cruz de la Parra, una de las 29 cruces que colocó Cristóbal Colón en el continente americano y que, en rigor, es la única que se conserva.

Hoteles y restaurantes

La mayor parte de los hoteles en Baracoa se encuentran al este de la Bahía, en la zona céntrica de la ciudad y a pocos metros, en términos generales, del malecón. En aquel sector se destacan Hotel El Castillo, la Casa Colonial Ykira, y el Hotel La Rusa. Al oeste de la Bahía de Miel suelta anclas el Hotel Porto Santo, más próximo al aeropuerto de la ciudad. Los Apartamentos Mirador El Yunque son la opción más próxima a la terminal de ómnibus y del puerto de Baracoa.

A poco del Parque Central de la Ciudad, también en la región oriental de la Bahía, se alza un buen número de opciones para comer, tomar café o simplemente dar un gusto al paladar. Por ejemplo, en la Casa del Chocolate, en el Café El Patio, o en La Hawaiana, que se especializa en pizzas. También es posible probar los platos de Paladar El Colonial y Restaurante 485 Aniversario. A pesar de no ser una ciudad muy extensa, en Baracoa hay una buena cantidad de opciones a la hora de comer.