Santa Clara

Santa Clara

¿Dónde se encuentra?

Ubicada a 270 kilómetros al este de La Habana, Santa Clara es la capital de Villa Clara, una provincia en la región central de Cuba que al norte limita con el Golfo de México, el Canal Viejo de Bahamas y el Estrecho de la Florida, y al sur con las provincias Sancti Spíritus y Cienfuegos. Fundada en 1689, esta ciudad del interior de Cuba es famosa por su participación en las luchas independentistas, en la Guerra de los Diez Años y en la conocida Batalla de Santa Clara, ocasión en la cual esta fue ocupada por Ernesto “Che” Guevara a fines de 1958. A pesar de sus muchas señas históricas y de su estrecho vínculo con la Revolución Cubana, en Santa Clara también hay múltiples propuestas para la diversión nocturna y una importante universidad, con lo cual es habitada por una importante cantidad de jóvenes.

¿Cómo llegar?

Santa Clara es epicentro geográfico, comercial y de comunicaciones en Cuba, pues en ella confluyen diversas carreteras y el ferrocarril. De este modo, la capital provincial es a su vez una plataforma para llegar a cualquier punto del país y, asimismo, es de fácil acceso desde los diversos rincones de Cuba. Desde La Habana se accede por la Autopista Nacional 1; también llega a Santa Clara la Carretera Central de Cuba, la Carretera a Camajuaní, la 221, 311, y 474. Además, la ciudad capital de Villa Clara dispone de su propio aeropuerto internacional, el Abel Santamaría, que dispone de una importante frecuencia de vuelos debido a su ubicación central en la isla. No es posible llegar a Santa Clara en forma directa vía marítima.

Los atractivos de Santa Clara

La historia es una de las patas fundamentales en la propuesta de Santa Clara, una ciudad que en términos turísticos aparece opacada por la centralidad de La Habana y por los encantos naturales de destinos como Varadero. No obstante, una de las urbes más relevantes en toda la isla. Los amantes de la historia puede dirigirse a la plaza de la Iglesia del Carmen, donde es posible visitar un monumento que recuerda a los fundadores de la ciudad. Pero la gran figura histórica es aquí “Che” Guevara: cuenta un memorial hacia el sudoeste de la ciudad y una plaza que lleva su nombre. Es además un paso obligado la visita al mausoleo construido en los ochentas, donde hay una escultura, sitio donde descansan los restos del argentino. Allí puede leerse tallada en el muro su célebre arenga, “Hasta la victoria siempre”. Hay allí un museo con algunos objetos que pertenecieron a Guevara, cuyos restos llegaron a Cuba en 1997, tres décadas después de su muerte en Bolivia. Los que llegan a Santa Clara también pueden visitar el tren descarrilado por los opositores a Batista, el denominado “Tren Blindado”, que ahora se ha convertido en un museo.

Si bien la mirada al pasado es hábito de esta ciudad, Santa Clara no vive solamente de su historia. En este sentido no es casual que se la conozca como la “ciudad liberal”, siendo que ofrece múltiples opciones para el entretenimiento nocturno y, además, que es habitada por una gran cantidad de jóvenes. Ocurre que Santa Clara es también hogar de la Universidad Central de Las Villas, uno de los claustros académicos más prestigiosos en Cuba.

Historia, diversión y juventud se conjugan asimismo con los encantos naturales de Cuba, que no se ausentan en Santa Clara, que camino al norte encuentra una serie de cayos muy visitados por el turismo. Además es sede del Parque Vidal, el punto de reunión por excelencia en esta ciudad, rodeado de edificios con aire colonial, sitio donde usualmente se ofrecen espectáculos en la glorieta central. Otro paso obligado en Santa Clara es el Bulevar 1898, una calle peatonal que alberga un concurrido centro comercial. La ciudad también aloja un zoológico.

Hoteles y restaurantes

En la zona central de Santa Clara, específicamente en el sector ubicado en los márgenes interiores de la avenida Circunvalación, se encuentra la mayor parte de los establecimientos hoteleros de la ciudad. La oferta consta de unos veinte complejos, contando hoteles y hostales, siendo uno de los más reconocidos el Hotel América y el Hotel Santa Clara Libre. Más alejado del centro y en las proximidades a la Universidad de Las Villas, se destaca el Hotel La Granjita, anclado en un bello entorno natural, con una serie de cabañas y una pileta exterior.

Los paladares disponen de un buen número de opciones para comer en Santa Clara, siendo costumbre de la mayoría de los establecimientos gastronómicos de la zona ofrecer sabores típicos de Cuba. Es destacado el restaurante El Alba, cercano al Parque Vidal, el cual sirve comida en un salón colonial y con diseño sencillo. A pocos pasos de aquel local se encuentran otras buenas opciones como Sabore Arte y el Café Museo Revolución, un sitio de ambiente íntimo que, al igual que la ciudad que lo alberga, tiene a Ernesto Guevara como figura omnipresente.