Meliá Cohiba

Meliá Cohiba

462 habitaciones, 10 mil metros cuadrados y 16 kilómetros de distancia respecto al aeropuerto internacional José Martí, son algunas de las cifras que describen a este hotel ubicado en La Habana, a pocos metros del célebre malecón de la ciudad capital de Cuba. El Meliá Cohiba se postula como una referencia para aquellos que viajan por negocios, siendo destacado en este punto su área para convenciones con una capacidad para mil asistentes, además de la atención personalizada para estos pasajeros en el área que la cadena denomina “The Level”.

El hotel se ubica específicamente en el Vedado, un centro urbano que suelta amarras frente al litoral habanero. Con diseño moderno donde se destaca el mármol, y en sintonía con la región en la cual se ubica, el edificio ofrece una cautivante vista de la ciudad y del mar. Dentro de sus instalaciones cuenta con una galería de exposición y venta de obras de arte y antigüedades, además de un espacio especialmente ideado para degustar habanos que por las noches se convierte en un bar musical.

Los pasajeros pueden degustar diversos sabores en sus 5 restaurantes propios, con opciones de comida internacional, parrilla y cocina mediterránea. Uno de los espacios destacados para comer es “La Piazza”, que presenta una decoración con elementos del béisbol, un deporte muy popular en Cuba, aunque con una propuesta gastronómica que hace honor a los platos de Italia. Entre sus bares gana protagonismo el “Habana Café”, con una decoración al estilo hard rock de los años 50, con autos antiguos, motocicletas e incluso una avioneta. Allí se realizan espectáculos en vivo, siendo destacados los shows de la banda Habana Café.

Ubicada en el segundo piso, una piscina exterior de agua dulce con hidromasaje se estira en 50 metros de largo y 25 metros de ancho, con las clásicas palapas a los lados, y una plataforma para que orquestas brinden sus encantos al aire libre. El hotel además ofrece servicios como cambio de divisas, asistencia durante las 24 horas, un Internet Center, un pequeño supermercado dentro del establecimiento, tienda de recuerdos, y más. A 7 kilómetros de distancia hay una farmacia y un centro de atención médico. Además hay un área para la práctica de fitness, spa y un centro de bienestar con sauna y masajes.

En definitiva, éste es otro de los hoteles que en La Habana ofrece una combinación de opciones tanto para los que viajan por placer o por negocios, mix que se advierte también en su anclaje: un espacio urbano, aunque con directa salida al mar.