Hotel Playa Pesquero

Hotel Playa Pesquero

Con más de 900 habitaciones, este hotel del Grupo de Turismo Gaviota es una de las opciones en Cuba dentro de la categoría de 5 estrellas y all inclusive. Tal como anticipa su denominación, el establecimiento se ubica en Playa Pesquero, a 15 kilómetros del centro turístico de Guardalavaca y a poco más de 50 kilómetros de la ciudad de Holguín, capital de la provincia homónima, a la cual se la conoce como “la ciudad de los parques” y que se encuentra en el sector oriental de la isla.

Según revela el mote de Holguín, este hotel se encuentra rodeado de una profusa vegetación tropical, siendo que está a poca distancia de parques ecológicos colmados de encantos naturales. En esta región es posible entablar un contacto directo con la naturaleza; en las cercanías al hotel se encuentran reservas como el Parque Nacional Bahía de Naranjo y el Bioparque Rocazul. La zona se distingue además por sus arenas blancas y las cálidas aguas azules.

El hotel se ubica al pie de la playa en la costa norte de la provincia, y cuenta con atractivos para los pasajeros de todas las edades. El establecimiento se postula como una opción ideal para los recién casados que planean una luna de miel lujosa; los más pequeños pueden disfrutar de sectores con juegos, con lo cual también puede ser una buena opción para las familias; y todas sus propuestas también pueden ser aprovechadas por aquellos que viajan en grupo con amigos.

Hay que decir que la decoración y el diseño del Playa Pesquero se alejan de la estricta sobriedad de muchos hoteles de 5 estrellas. Si bien ciertos sectores del hotel cuentan con ambientes que podemos definir como “clásicos” en esta categoría, también aparecen elementos tradicionales de la región como una exuberante locomotora antigua, calles internas pavimentadas que emulan las vías de un tren, imágenes de la cultura local por doquier, además de un amplio restaurante bajo un techo de paja y con troncos de árboles circundando las mesas, casi abrazándolas. Para la diversión nocturna hay un salón de baile.

El establecimiento ofrece la posibilidad de realizar actividades deportivas como windsurf, buceo, tenis en canchas propias, y además dispone de un centro de fitness y un amplio jardín para relajase al máximo bajo la sombra que ofrecen las palmeras. En las habitaciones no falta aire acondicionado, elementos de planchado, caja fuerte y cafetera. Se agregan servicios como alquiler de automóviles y motocicletas, bar y cafetería en la piscina, excursiones ecológicas, peluquería y centro de belleza, gimnasio, y salas para conferencias, entre otros ítems.

Para llegar desde el hotel al aeropuerto internacional Frank País hay que recorrer 65 kilómetros. Andando a pie, hay tiendas a menos de dos minutos. Un detalle bonito: apenas se ingresa a la habitación hay una botella de ron esperando. Ideal como comenzar a paladear el sabor de Cuba.